El secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, dio a conocer que viajará a El Paso, Texas, para reunirse con las familias de las víctimas del tiroteo ocurrido el 3 de agosto en una tienda Walmart en dicha localidad.

A través de sus redes sociales, el canciller recordó que tras el ataque murieron 23 personas, de las que una gran parte eran mexicanos. A la vez, sostuvo que el gobierno condena la violencia, el racismo y el odio de cualquier tipo contra las personas.

“Estaré hoy en El Paso con los familiares de las víctimas de aquel acto brutal acaecido el 3 de agosto de 2019, en el que perdieron la vida 23 personas, la mayoría connacionales. Ahora, como entonces. México condena la violencia, el racismo y el odio que sólo conducen a la tragedia”, escribió.

Hace dos años, Patrick Wood Crusius, un joven supremacista blanco proveniente de Allen, Texas, viajó hacia El Paso para realizar un tiroteo en un Walmart a escasos kilómetros de la ciudad fronteriza de Ciudad Juárez, Chihuahua, que dejó un saldo de 23 muertos, entre ellos nueve mexicanos, así como otros 23 heridos.

Crusius aún enfrenta su juicio por los cargos de crimen de odio imputados por la Fiscalía General de Estados Unidos. Las autoridades de Texas tratan de sentenciarlo a pena capital para el autor del ataque, mientras su defensa busca demostrar que padece trastornos mentales para evitar la sentencia de muerte.
COMPARTIR