Enfoque Informativo

En el país, estos trabajadores acostumbran a poner una cruz en las construcciones con el fin de pedir protección contra accidentes o caídas durante su trabajo.

Para conmemorar esta tradición, en algunas naciones se acostumbra a adornar cruces con flores de colores, a realizar bailes, cánticos y procesiones. 

El 3 de mayo se celebra el Día de la Santa Cruz como parte de una festividad religiosa que tiene su origen en la antigua Jerusalén.

Esta fecha se conmemora en países como España, Chile, Ecuador, El Salvador, Guatemala, México, Paraguay, Perú, Trinidad y Tobago, Argentina, Colombia y Venezuela.

Para celebrar la tradición, en algunas de estas naciones se adornan cruces con flores de colores y se realizan bailes, cánticos y procesiones.

Albañiles ganan poco y trabajan más de 45 horas a la semana

Pero, ¿cuál es su origen?

En el siglo IV, Constantino tenía que enfrentar una terrible batalla contra el perseguidor Majencio. La noche anterior, tuvo un sueño en el cual vio una cruz luminosa en los aires y escuchó una voz que le dijo “con este signo vencerás”.

Al empezar la batalla, la mandó a colocar en varias banderas de los batallones y exclamó: ¡confío en Cristo en quien cree mi madre Elena!

La victoria fue total, Constantino llegó a ser emperador y dio libertad a los cristianos.

La historia narra que Santa Elena, madre del emperador, pidió permiso a su hijo y fue a Jerusalén a buscar la Santa Cruz en la que Cristo murió. Después de muchas excavaciones encontró tres cruces y no sabían cómo distinguir cuál era de Jesús.

Es así que llevaron a una mujer agonizante, quien al tocar la primera cruz se agravó más con su enfermedad. En la segunda cruz, la enferma se mantuvo igual, pero al tocar el tercer madero, recuperó la salud.

Santa Elena con el Obispo y los fieles llevaron esta cruz en procesión por las calles de Jerusalén. En el camino había una mujer viuda que llevaba a enterrar a su hijo. Al acercar al fallecido a esta Cruz, este resucitó.

De esta manera, por varios siglos se celebró en Jerusalén y en muchos pueblos del mundo el 3 de mayo como la fiesta del hallazgo de la Santa Cruz.

¿Por qué también se celebra el Día del Albañil?

El 3 de mayo también se celebra el Día del Albañil debido a que cuando Santa Elena, esposa de Constancio, fue a buscar la Santa Cruz en la que Cristo murió, pidió a su esposo la autorización para demoler el templo dedicado a uno de los dioses romanos, construido sobre el monte Calvario, pues estaba segura de encontrar la reliquia bajo el gran templo.

Para ello movilizó a varios albañiles, quienes precisamente un 3 de mayo, hallaron bajo los escombros tres cruces.

Santa Elena dedujo que una correspondía a Cristo y las otras a los ladrones crucificados a su lado: Dimas y Gestas.

En México, los albañiles acostumbran a conmemorar esta fecha y a poner una cruz en las construcciones con el fin de pedir a la Santa Cruz que no sufran accidentes o caídas durante su trabajo.

FIESTA DE LA SANTA CRUZ

Un rasgo particular de las celebraciones del calendario católico en México es su sincretismo con el de festividades prehispánico, fuertemente asociado con el ciclo agrícola. 

Así, algunas fiestas que nominalmente están dedicadas a alguna de las entidades o santos católicos están más relacionadas, en sus ritos específicos y sus intenciones, con las concepciones prehispánicas. Es el caso de la celebración de la Santa Cruz que se inicia muchas veces el 25 de abril, día de San Marcos, si bien el día principal es el 3 de mayo.

 De acuerdo con Alfredo López Austin (2016), se agradece a las fuerzas de la vida los frutos recibidos en la mitad seca del año, al tiempo que se festeja el fin de la temporada, y se pide que las lluvias permitan el nacimiento y crecimiento de la vegetación. 

Según Johanna Broda (2016) esta celebración corresponde a la fiesta mexica de huey tozoztli y sus características tienen que ver con la proximidad del inicio de la época de lluvias. Se implora la fertilidad y la lluvia desde las cumbres de los cerros ancestrales y se consagra al maíz para la siembra, así como el agua de los pozos y los manantiales. 

La fiesta de la Santa Cruz demuestra la supervivencia hasta el día de hoy de este importante nexo entre los ritos de la siembra, la petición de lluvia y el culto a los cerros que estaba presente en los ritos prehispánicos. Se celebra en todo el territorio de la antigua Mesoamérica, en México y Guatemala, entre nahuas, tlapanecos, mixtecos, otomíes, mixes y mayas.