Lo sucedido el pasado 18 de octubre en las elecciones de Coahuila e Hidalgo, sin duda habla de que Morena no es ni será lo mismo que hace dos años, primero porque cuando ganaron fue por un tsunami llamado López Obrador, un tsunami cargado de buenas propuestas e ideas así como cambios positivos para el país; además de un hartazgo de la ciudadanía por quienes gobernaban en ese momento. Pero como todo tsunami después de un tiempo el agua regresa a su nivel y eso es lo que está sucediendo, después de ver que el país hoy no está caminando bien o como prometieron, observar que siguen las mismas prácticas de gobiernos pasados, que sigue la corrupción, que la economía va muy mal, que siguen siendo los mismos actores políticos de siempre, pero ahora en un nuevo partido, entre muchas cosas más, hoy la ciudadanía demuestra que no está contenta.

Esto sin duda en Acapulco despertó a los partidos políticos, les dio a entender que no todo está perdido y que cualquiera puede ganar en el 2021, además sumémosle que la actual administración está tendiendo el camino para que cualquiera pueda ganar, porque seamos honestos, las cosas como son, Acapulco en la actulidad carece de gobierno.

Aunque ojo a todos los partidos políticos incluyendo a Morena, es cierto que cualquiera puede ganar, pero hoy es importante el candidato, la ciudadanía piensa y analiza a los candidatos, no sólo al partido, si observamos los últimos 4 gobiernos en Acapulco han sido  diferentes (PRI, Movimiento Ciudadano, PRD y hoy Morena); esto sin duda habla de que la ciudadanía se percata si durante el gobierno en el cual pudiste servir, solamente te serviste.

Y es por esto que me permito una humilde recomendación, primero que nada que no sean los mismos actores de siempre a esos ya los conocemos, ya sabemos cómo se manejan al igual que sus prácticas, busquen alguien fuera de la política, alguien que pueda hablar de frente, que sepa dialogar, que cuando se necesite actuar lo haga, alguien con valores, con actitudes y aptitudes, alguien que marque una diferencia, que quiera a Acapulco, y sin duda alguien que quiera servir y no servirse como lo han venido haciendo gobierno tras gobierno. 

Acapulco necesita ser renovado, rescatado, Acapulco sin duda necesita de un proyecto, necesita a nosotros los jóvenes. 

Los partidos políticos en los últimos años han cerrado mucho el camino a los jóvenes, pero nosotros como ciudadanos podemos abrir ese camino, hagamos ya ese parteaguas, hagamos esa diferencia, observemos quiénes son los que buscan y exijamos como ciudadanos gente nueva, sin las mismas prácticas de siempre.

Acapulqueños, el tiempo se acaba y sin duda alguna, el cambio es hoy.

 

COMPARTIR