Tras un sismo o terremoto es importante inspeccionar todos los rincones de tu hogar o el lugar donde te encuentres. Aunque no seas un experto en daños estructurales te decimos cómo revisar en primera instancia para saber si existen daños de gravedad.

Después de resguardar tu integridad y cumplir con los protocolos de seguridad tras el sismo, debes revisar los muros, el piso y checar si son graves o superficiales, así lo dio a conocer el vocal de la Mesa Directiva de la Sociedad Mexicana de Ingeniería Sísmica, José Antonio López.

Grietas peligrosas

  • Las que se encuentran en forma diagonal con la horizontal del pido o paralelas al mismo suelo.
  • En este caso se debe abandonar la construcción hasta que sea revisada por un profesional.
  • Las grietas que forman una equis o una “u”.
  • Las gritas que tienen un espesor mayor a medio centímetro.
  • Si hay grietas en más del 20% de la construcción.
  • Si son fracturas que afectan el soporte de la vivienda.

Grietas de menor gravedad

  • Si es una fisura que no afecta la estructura.
  • Si se presentan en acabados o entre la unión de muro.
  • Si están sobre el aplanado o pintura.

Recuerda que debes buscar en muros de carga o estructurales, columnas, vigas o trabes, escaleras y en la cimentación.

COMPARTIR