Enfoque Informativo 

En días pasados, hemos enviado dos oficios dirigidos al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador y al gobernador del estado de Guerrero, Héctor Astudillo Flores, solicitándoles de la manera más atenta, la habilitación del hospital de Arcelia, con motivo del creciente número de contagios y decesos ocasionados por COVID-19 en el municipio de Arcelia y comunidades circundantes. 

Hoy parece ser que personal del gobierno se ha acercado al hospital, en lo que se puede suponer es para hacer un levantamiento de las necesidades y habilitarlo. Sin embargo, esperemos que no sólo sea para la foto y hacer una nueva simulación que engañe nuevamente a la sociedad. 

¡Esta situación no se puede soportar más!  por ejemplo, el Hospital de Coyuca de Catalán que ha sido designado como centro de atención COVID-19, está rebasado de su capacidad; la gente está a las afueras y en el piso de los pasillos sin recibir atención médica porque ya no hay camas disponibles para atender a los contagiados. En Arcelia, cada día aumentan los contagios y los decesos porque no hay hospital para atender a la población. 

Lo que es peor, las persona con escasos recursos son las más afectadas ya que los altos costos de los medicamentos y los tanques de oxígeno los hace inaccesibles, quedando en las manos de Dios su vida, ocasionando que esta población que vive al día se tenga que resignar con regresar a sus casas y consumir algún remedio casero para esperar que con eso se puedan recuperar. 

Desafortunadamente, sabemos que no es suficiente, y se están muriendo en sus casas. Es por ello la urgencia humanitaria de habilitar el hospital en Arcelia, que ya está construido y sólo es cuestión de equiparlo y solicitar personal médico.

 Con esto, permitirá salvar muchas vidas de cientos de paisanos que están en situaciones económicas precarias que no tienen acceso a un hospital privado o pagar una consulta de un médico. Aunado a esto se están aprovechando de esta desgracia para aumentar el costo de las medicinas, del oxígeno, en otras palabras, están lucrando con la pena y drama de cientos de paisanos. Pero esta pandemia no respeta ni pobres ni ricos, pero que desgraciadamente los más vulnerables es la gente que menos tiene.

Es por eso por lo que nuevamente hacemos un llamado al presidente de la república y al gobernador de Guerrero para que tomen cartas en el asunto y realmente pongan en marcha este hospital, así como también lleven una regulación estricta de los costos de medicamentos y oxígeno que son necesarios para los enfermos del COVID-19. 

Se los pide todo un municipio que día a día vive el drama de ver a un familiar o amigo sucumbir en las garras de esta terrible enfermedad. El COVID-19 no respeta estatus social y económica por lo que la población entera es vulnerable ¡Arcelia somos todos, sin distinción alguna!

COMPARTIR