Enfoque Informativo

Chilpancingo, Gro., a 04 de abril del 2021.- La diputada Guadalupe González Suástegui presentó una propuesta de exhorto al Congreso de la Unión para que, en la discusión del dictamen de reforma a la Constitución Política federal en materia de igualdad sustantiva y género, ponderen el derecho a la vida y se eviten los excesos, conflictos de leyes o se vulnere la autonomía legislativa de los estados.

En la propuesta que se analiza en la Comisión de Estudios Constitucionales y Jurídicos, la proponente señala que el 11 de marzo el Congreso de la Unión aprobó un dictamen para reformar y adicionar diversos artículos de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos para validar diversas formas de matrimonio, otorgando la figura de familia a las integradas por parejas del mismo sexo, con o sin hijos, concubinato o cualquier otra forma de unión. 

Asimismo, se contempla la figura de matrimonio igualitario o sin distinciones, e incluye la figura de autonomía reproductiva, para establecer el derecho de las personas a decidir libremente sobre el número de hijos o a no tenerlos. 

Al respecto, le legisladora indicó que “la denominada autonomía reproductiva representa una rendija para permitir la interrupción del embarazo y establecer el aborto como un derecho”.

Asimismo, reconoció que el dictamen prevé figuras favorables, como la prohibición de hacer diferencia salarial por origen étnico o nacional, identidad y expresión de género, edad, discapacidad, condición social, de salud, religión, opiniones, preferencias y orientación sexual, estado civil o cualquier otra que atente directa o indirectamente contra la dignidad humana de las personas.

Dijo también coincidir con el establecimiento de la paridad en la designación de cargos que no son de elección popular, como en la integración de las dependencias federales y estatales en puestos de primer nivel; organismos de la administración pública paraestatal y autónomos; puestos de primer nivel y mandos superiores de la administración pública municipal, así como las alcaldías de la Ciudad de México.

Sin embargo, refirió que la figura de autonomía reproductiva para decidir sobre la continuación o no de la gestación es lisa y llanamente institucionalizar el aborto, algo en lo que no está de acuerdo porque “puede dar lugar a múltiples interpretaciones, bajo un término ambiguo que no encuentra sustento ni en la doctrina jurídica mexicana ni en Tratados Internacionales, y conduce a conceder autonomía y permisividad en materia de interrupción voluntaria del embarazo, siendo que la Constitución protege sin limitaciones ni restricciones el derecho a la vida”.

Por último, González Suástegui dijo tampoco estar de acuerdo con modificar la definición de matrimonio y obligar a los estados a legislar y reconocer en sus legislaciones civiles las uniones entre personas del mismo sexo, en clara contravención a la autonomía legislativa de las entidades.

 

00o00