Roberto Santos

 

Caro le salió al PT dejarse convencer por el Consejo del Transporte para incluir a su líder en la fórmula de las diputaciones plurinominales.

Primero lo presentó como candidato a presidente municipal y posteriormente, después de promesas de miles de votos para el PT por parte del transporte organizado, apareció en el segundo lugar de la lista de diputados de representación proporcional.

La promesa: acercar al Partido del Trabajo algo así como 20 mil votos, solo en Chilpancingo.

 

Dale el precio del dolor, a tu pasado…

La decepción vino después cuando las actas contabilizaron 4 mil votos para el PT y cuando sus líderes hicieron sus cuenta, ya no tan alegres, se percataron que en la elección del 2015 obtuvieron 2 mil 500 votos.

 

Aquél, que de tu boca la miel quiera…

Es decir, tristemente se cayó la venda de los ojos a la dirigencia estatal del PT y con ello se derrumbó la imagen de la todo poderosa organización transportista –¿o será que sus votos se los vendieron a otro partido?–, que solo obtuvo tristes mil 500 sufragios.

 

Que pague con brillantes tu pecado…

El asunto es que el diputado transportista pidió al PT que lo consideraran para dirigir la fracción del PT en el Congreso local, cosa que le negaron por dos sencillos argumentos: es externo y no trajo los votos que prometió.

 

Haz menos escabroso tu camino…

Esa negativa bastó para que Servando de Jesús se arrojara a los brazos de los diputados de Morena y éstos lo recibieran como una especie de héroe sin capa ni máscara, ni poder alguno, solo por el valor de su dedo.

Y es que con él en su fracción, Morena alcanza el número de 23 diputados, la mitad de los 46 con que cuenta la legislatura.

 

Ya que la infamia de tu ruin destino…

Se especula que algo le prometieron en Morena, y puede ser la Comisión de Transporte, aunque con ello, se convertirá en juez y parte al ser líder de los transportistas.

Eso significaría que desde el Congreso y desde el Consejo estaría empujando para el incremento del pasaje, cosa que configura un conflicto de intereses o una posición antiética, por decir lo menos.

 

Fin…

Ya el prócer de la montaña, Wences Real, le ha mandado sus bendiciones y el deseo de que le vaya bien en la bancada de Morena.

COMPARTIR