“¡Ya no me quiero bañar a jicarazos!”, efectivamente, muy famoso el “slogan” que dio vida a la exitosa campaña político electoral de Luis Walton Aburto, pero también sembró esperanza de que en ese gobierno la gente de la periferia ya tendría agua potable en sus casas.

COMPARTIR