Por Ignacio Hernández Meneses

De nueva cuenta los vendedores ambulantes reinvadieron el Zócalo, luego de que acataron la orden de la presidenta Adela Román Ocampo de no vender mientras estuviera el Tianguis Turístico 2019.

Reconoció que hubo un acuerdo, “se nos dijo que nos quitáramos de la plaza mientras pasaba el Tianguis ya que no deberíamos dar mala imagen, y hasta lavamos con los bomberos el Zócalo”.

“Nosotros siempre estamos en la mejor disposición de tomar acuerdos con las autoridades pero no nos pueden impedir que dejemos de trabajar, nosotros no estamos violando la ley, eso que quede claro”, dijo el señor que voltea a ver para todas partes.

Entrevistado ayer a mediodía en medio de la plaza pública “Juan Álvarez”, el vendedor de chacharitas dijo que hoy en día es muy difícil vender en la vía pública, “por un lado, tenemos la persecución de los inspectores de Vía Pública, y que al últimos nos presionan para que les demos dinero y nos dejen vender, por el otro, también nos piden que paguemos piso, son otras personas que también nos cobran”.

 

“No hay otro camino, tenemos que vender…”

 

“Ya no sabemos qué hacer, pero tenemos que trabajar, no hay otro camino y a veces no hay ventas”, expuso preocupado nuestro entrevistado.

“Yo hago un llamado a la presidenta municipal Adela Román Ocampo a que se ponga en nuestro lugar, en nuestros zapatos, en nuestras chanclas para que sienta y vea como sufrimos”, señaló luego de manifestar que “todos debemos tener las mismas oportunidades para llevarle comida a nuestros hijos”.

Aquí en el Zócalo, ya se pusieron los vendedores de nieve; el que vende los discos piratas se mantiene como escondido en una de las esquinas; las eloteras empiezan a llegar, es mediodía y descargan sus anafres, sus aceites, su vendimia.

COMPARTIR