El inicio del festival musical más grande de América Latina estuvo marcado por las protestas y los disturbios en distintos puntos de la ciudad chilena.

COMPARTIR