Juan José Romero

En lo que va de la temporada de incendios forestales, hasta el lunes, se tienen registro de 42 incendios que afectan una superficie de mil 582 hectáreas, informó el encargado  de la Comisión Nacional Forestal (CONAFOR), Jaime Aparicio Prudente.

“Como siempre la zona centro, Chilpancingo lleva la delantera porque precisamente hay mucha presión sobre los recursos naturales de la población, en busca de cambio de uso de suelo para cultivar los cultivos básicos”.

Aunado a esto, en esta zona, es donde existe un mayor número de personas peor hectárea, lo que lleva a que la población busque leña, y productos que se extraen de los recursos naturales por ello, dijo se ejerce presión.

 

El funcionario federal, señaló que esta necesidad, lleva a que por descuidos o por negligencia se tenga la presencia de algún incendio, y cuando el incendio se presenta con complicaciones es cuando se llama a la autoridad para sofocarlo.

 

“Cuando es un incendio inicial el ejido o la comunidad, el dueño es el que entra primero porque si nos avisan a nosotros pasan dos o tres horas en que podamos llegar si tenemos una reacción inmediata, pero a veces se tarda más tiempo”, indicó.

 

Refirió que en estos, casos (de un incendio inicial), 5 personas pueden combatir este tipo de conflagraciones, de ahí que la Ley de la materia establece que son los ejidatarios, dueños y la comunidad quien afronta en primera instancia un incendio.

En comparación con otros años dijo, Aparicio Prudente,  la cifra era menor respecto al 2018, ya que durante el año pasado se tenía un registro de 45 incendios, no obstante, que en este año pese a ser menor el número de incendios, la superficie siniestrada es mayor.

 

“Pero ahora tenemos mayor superficie que el año pasado, mil 500 contra mil 300 ya hay una diferencia importante ahí en hectáreas que nos está señalando que al temporada va a ser critica, y como nosotros nos damos cuenta, hubo bastante frio, que hasta cierto punto trae humedad, trajo humedad, trajo lluvias y ahorita con los calores se reseca y queda material que nomás está esperando el cerillazo”, indicó.

 

Ante esto, la dependencia pidió en las comunidades rurales, que se tomen las medidas de precaución necesarias a fin de que si utilizan el fuego como herramienta de trabajo como lo hacen con el método tumba-rosa y quema para producir los productos básico lo hagan con responsabilidad, es decir, por las mañanas y con suficientes personas para en caso de ser necesario hacer frente a un incendio.

 

Esta actividad de incendios de predios para siembra dijo, la inicio pero en abril la misma actividad se incrementa, y en consecuencia aumentan los incendios forestales, cerrando esta actividad el 3 de mayo próximo.

 

“De aquí a ese periodo, la primer quincena de mayo, es el periodo más crítico que tenemos y siempre se torna más complicado porque hay más paseantes en zonas carreteras y ellos son parte de este problema”, explicó.

 

Para este año, comentó que se cuenta con una fuerza de reacción compuesta por brigadas en 11 municipios que se suman a las que cada dueño de predio cuenta gracias a un programa denominado Pago por Servicios Ambientales que impulsa la Conafor.

Sin embargo, lamentó que el resto de los municipios no cuenten con estas brigadas por falta de infraestructura, por lo que existen  platicas con el congreso a fin de que aprueben partidas especiales para este propósito y se puedan enfrentar los incendios en los municipios donde actualmente no se cuenta con brigadas, y se puedan prevenir los incendios.

“La Ley General de Desarrollo Sustentable, obliga a los tres órdenes de gobierno, a los dueños y poseedores, pero estamos tocando puertas en el congreso para que asigne una partida para que tengan cuando menos un par brigadas por municipios”, a partid del área de Protección Civil, ya que no solo hay incendios forestales sino, incendios urbanos, indicó.

COMPARTIR