David Abarca

 Siempre he tratado de ser una persona objetiva, que trato siempre de aportar con  mi opinión y mi punto de vista para el mejoramiento de la prestación del servicio al turismo que nos visita, y   que también he sido crítico de lo que creo se está haciendo inadecuadamente por parte de las autoridades que se encargan de la promoción turística, y que por eso seguiré siendo, aunque nadie me lo haya pedido, “supervisor  honorario” para que con mi granito de arena aportar en algo para que las cosas mejoren a lo que a captación, mejoramiento, mantenimiento, y creación de nuevos atractivos turísticos se refiere.

 Digo todo esto porque Creo que en Guerrero y Acapulco ya es tiempo de verdaderos cambios  estratégicos, estructurales y organizacionales dentro del marco de las políticas públicas turísticas, aquí es donde entran los diputados de la comisión de turismo  que deben de hacer los cambios pertinentes en materia de legislación y que hasta el propio gobernador debe intervenir, ya que está visto que durante más de una década, las cosas no han cambiado, no han mejorado porque  dicha secretaria de turismo dentro de su organización, legislación y ejecución ya ha sido completamente rebasada, no ha sido innovadora, en pocas palabras no han dado los resultados deseados por la causa que fuere, esa secretaria se volvió inoperante desde hace mucho tiempo.

Por eso creo que se necesitan verdaderos cambios dentro de esa secretaria, primeramente pasar de las palabras a los hechos  porque ya no son creíbles la palabra triunfalistas que siempre nos digan que fue la mejor temporada, que se rebasaron las expectativas, que Acapulco esta mejor que nunca, porque sabemos que eso no es no es cierto y ya nadie lo cree.

Para poder empezar a tratar de ser altamente competitivos lo primero que creo se debe hacer es una restructuración integral dentro de dicha secretaria, por la simple y sencilla razón  que dicha oficina de turismo no ha dado los resultados deseados así de simple, se necesita gente nueva, personas capaces y preparadas, con mejores ideas y planes estratégicos que realmente vengan a revolucionar el turismo para guerrero y Acapulco, ya basta de más de lo mismo, está visto que lo que tenemos actualmente ya no funciona, y como decía mi abuela lo que  no deja dejarlo.

Acapulco ya merece  un trato mejor, ya merece ser otra vez  un destino turístico exitoso como antes lo fue, sabemos que tenemos muchos problemas por la falta de seguridad, pero que ese no sea el pretexto para no crecer turísticamente hablando, así que al mal paso darle prisa urge ya cambios para mejorar y  volver a ser competitivos…

Hasta la próxima… si Dios lo permite.

COMPARTIR