Por Ignacio Hernández Meneses

Urge ya la designación del titular del Órgano de Control Interno (OCI), porque de lo contrario, por no cumplir con el decreto en el tema, la Auditoría Superior del Estado (ASE) podría sancionar al gobierno municipal por culpa de la síndica de Gobernación, Leticia Castro Ortiz, quien ha tenido fallas, advirtió Juan Carlos Rueda, miembro del Instituto Mexicano de Contadores Públicos, AC.

Frente a los vicios de origen, el contador público certificado exhortó a la síndica Leticia Castro Ortiz a que retome y saque la convocatoria para reponer el procedimiento “para que sea más transparente y democrático”, porque el actual tiene fallas y para que no haya favoritismos.

El ex presidente del Colegio de Contadores Públicos del Estado de Guerrero, AC., dijo que es preocupante que no se estén evaluando los resultados ni se analicen documentos ni se proyecten escenarios del gobierno municipal.

El especialista en la materia denunció desde febrero pasado una serie de irregularidades en la convocatoria para designar al titular del ÓCI del ayuntamiento de Acapulco, entre ellas, inició viciada de origen al publicarse el 19 de febrero pasado, y que debía tener un periodo de vida de tres días hábiles por  lo que se debió recibir la documentación de los concursantes hasta el viernes 23, sin embargo, en la recepción de documentos en ventanilla se negaron a aceptar en el último día expedientes, contestando que estaban fuera del periodo de tiempo establecido para integrarse a la terna.

 

La necesaria transparencia

 

“La ley 771 del gobierno del estado dice que los participantes deben entregar sus expedientes individuales en los siguientes tres días hábiles, contando desde el día siguiente de la publicación, sin embargo quiero pensar que la gente  de la sindicatura de Justicia y Gobierno de Leticia Castro Ortíz, desconoce el manejo y los términos de la convocatoria y que la presidenta no está enterada porque es abogada y sabe cómo conducirse en cuestiones legales”, dijo entonces el también auditor.

Juan Carlos Rueda aclaró que no se trata de un enfrentamiento con el gobierno, “es la participación a la que convoca la nueva forma de gobierno, la necesaria evaluación del control interno, para terminar los riesgos de las operaciones, porque el ayuntamiento tiene muchas operaciones riesgosas”.

Precisó que la base de un gobierno es la transparencia en las operaciones y que la intención del colegio es participar en las mejoras, porque son los contadores, los profesionistas especializados en operaciones contables, financieras, precisas y certeras, que terminan con los riesgos.

Finalmente se pronunció porque sea un contador público certificado de honorabilidad reconocida el próximo OCI y no un abogado porque no es el perfil.

COMPARTIR