En la calle Benito Juárez del centro de la ciudad, las obras avanzando a paso lento, lentísimo, y prueba de ello es el lodazal y escombro que se muestran como un monumento a la indiferencia.

COMPARTIR