Y PARA LA REFLEXIÓN…Por Enrique Silva M.

El anhelo por que Acapulco se posicione nuevamente entre los destinos turísticos preferidos para el turismo internacional queda y quedará solo en eso en la medida en que los esfuerzos sean a medias o que no todos se sumen a ese esfuerzo. Nunca debemos dejar de agradecer la cercanía y facilidad que tiene el puerto para que los vacacionistas lleguen a él ya sea por la vía terrestre, aérea o marítima, sin embargo tampoco se está siendo cuidadoso de que la por esas vías el trayecto o el servicio sea de lo mejor.

La forma en que masivamente llegan los turistas es por tierra y ya sabemos que la autopista del sol no está en las mejores condiciones y eso si muy cara pese a ello, que transitar por la carretera federal es arriesgarse o a ser asaltado o atacado por supuestos comunitarios quienes también cobran peaje; en el caso de los que viajan en autobús de pasajeros lo hacen en unidades en cada vez peores condiciones a pesar de que frecuentemente le aumentan al costo del servicio y si a eso sumamos que están descuidando la calidad del servicio con algunos choferes que manejan inadecuadamente, además del consabido cobro por el uso de baños en las terminales o el que nieguen descuentos a adultos mayores o a estudiantes y maestros en épocas vacacionales.

Quienes llegan en cruceros llegan a encontrarse una terminal marítima vetusta, infuncional y poco agradable a la vista o la estancia aunque sea por algunos minutos u horas, no olvidando que se paga un impuesto por el uso de la misma y no se refleja en mejora del servicio o de las instalaciones.

En el caso de quienes llegan por avión, si bien es cierto que se cuenta con una terminal nueva y moderna, es un hecho que resulta un robo trasladarse de ella a un hotel o condominio, tarifas de taxi carísimas, tanto que en ocasiones rebasan a lo que se pago en un vuelo con tarifas promocionales y no es algo al parecer de lo que se quiera ocupar o resolver alguien.

Si a todo ello le sumamos la pésima imagen y condiciones en que se encuentra la mayoría de autobuses urbanos, taxis y colectivos que prestan el servicio en la ciudad…¿a que le tiramos con ello? ¿a tener turismo de poderío económico?, seamos honestos, mientras no se resuelvan ese tipo de asuntos, jamás se logrará. No podemos seguir solo aspirando a atraer turismo de primer mundo ofreciendo servicios de tercera ¿no cree usted?

COMPARTIR