Una de las tradiciones más antiguas de China se llama biànliǎn, que significa literalmente “cambio de rostro”. Es una de las atracciones de la Ópera de Sichuan, en la que los actores cambian sus máscaras como por arte de magia.

COMPARTIR