Por Jacko Badillo

Este jueves 10 de enero el gobernador Héctor Astudillo Flores y el secretario federal de Turismo, Miguel Torruco Márquez, presentaron oficialmente el Tianguis Turístico México en Acapulco 2019, que se realizará el próximo mes de abril en nuestro querido puerto, en donde nació y en donde debería continuar de manera permanente.

Desde el punto de vista local, el evento es una magnífica oportunidad para relanzar a nuestro destino turístico y promover en su máximo esplendor las maravillas naturales que ofrece a visitantes y residentes, pero también como una ciudad rica en gastronomía, artesanías, cultura y ese calor de su gente que se manifiesta en el trato que damos en calidad de anfitriones.

Es también propicio para de una vez por todas demostrar que en Acapulco es posible diversificar la oferta a través del llamado turismo de concepto, que no es más que alternativas diferentes a lo que tradicionalmente tenemos acostumbrados a quienes por décadas nos han preferido como lugar de recreo, descanso o esparcimiento; en este mismo espacio hemos comentado, por ejemplo, la pesca deportiva como una opción real que podría incluso colocar a nuestro puerto como el mejor en este rubro para la práctica de esa actividad.

El turismo de salud, el de aventura, el arqueológico, por las condiciones que nuestra misma geografía nos ofrece, son también una buena opción que nuestras autoridades deberían considerar para explorar y atraer mayor flujo de vacacionistas.

Para ello es de vital importancia arreglar la casa, y aunque este es un renglón que debió haberse atendido desde meses atrás, dado que de aquí a abril el tiempo se irá como agua, no está de más que desde ahorita se comenzaran las labores de remozamiento de algunos puntos de nuestro puerto.

De acuerdo a las cifras dadas por el titular de Turismo federal, se prevé que los compradores nacionales representen 50%; los estadounidenses, 22%; los europeos, 10%, y 7.5% los canadienses; ello nos da una idea de que son nuestros connacionales los que nos siguen favoreciendo con su preferencia y no los debemos desdeñar, sino por el contrario, generar condiciones de seguridad, infraestructura, vialidades, limpieza, buenas tarifas y comodidad para que no dejen de venir, desde luego estableciendo las reglas que como en toda ciudad que se precie de un buen gobierno se deben cumplir.

La edición 2019 del Tianguis, según se ha dicho, no contará con inversión federal, y eso representa un reto mayúsculo para los gobiernos estatal y municipal, quienes forzosamente deberán trabajar de la mano para sacar el evento de la mejor manera y lograr ese reto de hacerlo mejor que todos los anteriores; enfilar cada uno por su lado anticiparía un rotundo fracaso ante esta nueva oportunidad de oro que se nos presenta.

Mientras tanto… ¡Jálalo que es pago!

COMPARTIR