Por Enrique Silva M.

Cada vez más cerca está la entrada en funciones de nuevos gobiernos y legislaturas en quienes están cifradas muchas esperanzas de millones de mexicanos que esperan se logren los cambios que el país necesita, se han anunciado cambios radicales en formas y estilos a los que seguramente más de uno se resistirá por no convenir a sus intereses, el presidente electo ha insistido en aplicar los principios de NO ROBAR, NO MENTIR  y NO TRAICIONAR, ojalá y todos los involucrados en cualquier orden de gobierno estén dispuestos a acatarlos y en caso contrario, los castiguen de manera ejemplar, el país lo requiere desde hace mucho y hoy se vislumbra la oportunidad para que así suceda.

Otras de las premisas debieran ser no al nepotismo, ni al direccionamiento de compras y obras a favor de allegados y si a las licitaciones realmente públicas, no al diezmo, no a la creación de empresas fantasma o con prestanombres, no a convertir en agencias de colocaciones a los nuevos gobiernos, no a sesgar la aplicación de las leyes, no partidizar los gobiernos y NO, NUNCA actuar alejado de los intereses del pueblo.

Otros  temas que se debieran erradicar también son los actos faraónicos donde hacen esperar por horas al pueblo para recibir algún beneficio de programa social, inauguración de obra o incluso informe de gobierno, al final de cuentas son obligaciones de los gobernantes que de repente se convierten en faraones y así esperan que los traten.

Y llegamos finalmente al famoso y recurrente caso del TELÉFONO DESCOMPUESTO en que incurre la mayoría de gobernantes o representantes populares (con sus honrosas excepciones) y no me refiero a que les llegue una información distorsionada, si no al caso de que una vez con algún cargo público aquellos afables personajes dispuestos a atender  -en campaña claro- a todo mundo, una vez con el cargo ya jamás contestan la llamada ni se preocupan por atender a quienes en su momento le apoyaron a pesar de que se asumió ese compromiso y se adquirieron nuevos con el pueblo.

Ojalá y dentro de sus planes esté contar con una línea que nunca se caiga, falle o no tenga recepción… porque esos pretextos ya otros mucho los han utilizado.

COMPARTIR