Por Juan José Romero

Chilpancingo, 18 de octubre de 2019.- El presidente municipal de Chilpancingo, Antonio Gaspar Beltrán, señaló que varias de las barrancas que atraviesan la ciudad requieren de inversión, pero el ayuntamiento no cuenta con recursos.

Gaspar, adelantó que entre las barrancas que incluso ponen en peligro a la población se encuentran Huizachal, del Tule, Alpoyeca que el año pasado cobro la vida de dos personas así como la barranca San Miguelito que inunda la avenida Alemán, una de las más importantes de la ciudad, así como la barranca Apatzingo en donde se registró un socavón.

Ante esto adelantó que acudirán de nueva cuenta a la Conagua en donde aseguro no encontraron “una atención adecuada”, pero en esta ocasión se hará acompañar de los vecinos que viven en las márgenes de estas barrancas para que “la Conagua vea que no es un capricho del presidente”.

Insistió que son afectaciones que ponen en riesgo la integridad de quienes habitan cerca de estas, lo mismo que las viviendas que se construyeron en estos lugares, no obstante se dijo consciente de que los recortes federales “le están pegando a la Conagua”, por lo que no tienen consideradas obras para estas barrancas, reconoció.

La idea es que la dependencia federal considere a estas barracas de Chilpancingo, porque desde el huracán Ingrid y la tormenta Manuel no ha habido obras específicas para estas barrancas.

De igual forma dio a cocer que acudieran a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) para que ya no traten a la paramunicipal Capach como una empresa privada, “la Capach tiene que ser vista como una empresa social que no debe tener las tarifas que tiene y que provocan endeudamiento como los que hoy nos encontramos”, apuntó.

Recordó el convenio con la paraestatal de más de 20 millones de pesos, que para el caso de Capach, no pueden pagar dos deudas, es decir, nómina y energía eléctrica.

En este sentido el perredista, agradeció al gobernador, Héctor Astudillo de apoyar con recursos por más de 3 millones de pesos para el pago de energía eléctrica de la paramunicipal.

“Nos traen cortando la luz a cada rato los de CFE, ojala y puedan entrevistar a los de la CFE porque cortan la luz a los organismos municipales, lo que pasa es que no nos alcanza el dinero que cobramos, yo siempre he dicho que la Capach tiene un padrón de más de 40 mil usuarios y únicamente 10 mil son loso que pagan y con eso apenas nos alcanza para pagar la nómina”, explicó.

Incluso reprochó las manifestaciones de los trabajadores que reclaman el pago de sus quincenas cunado la Capach apenas si cuenta con los recursos para el pago del persona, pero se dijo confiado que con la ciudadanización del consejo directivo, “espero que las cosas vayan mejorando”, apuntó.

En cuanto a los deudores, Gaspar Beltrán aseguró que ya han comenzado a “cortar” el servicio, y esperan contar con el apoyo del gobierno federal para rescatar al organismo.

 A modo de broma, el perredista dijo que se pondría a “botear” como en su momento lo hicieron los integrantes del equipo Avispones de Chilpancingo, para conseguir 2 millones de pesos que le toca al ayuntamiento para adelantar el pago a la CFE.

El corte de energía eléctrica aseguró afecta a más del 60 por ciento de la población que vive en Chilpancingo ya que el único sistema que dota de agua a la capital es el de Omiltemi, mientras que de los sistemas Mochitlán y Acahuizotla no está llegando el vital líquido desde hace más de 15 días.

En donde también tiene déficit en el cobro del impuesto predial ya que de 140 mil cuentas catastrales de las cuales solo 60 mil están regularizadas, faltando a 80 mil por lo que considero que los privilegios y tráfico de influencias “ya no debe operar en Chilpancingo”, sostuvo.

 

COMPARTIR