Por Eduardo Salgado Sánchez

 

Ante el amagó del líder de la UPOEG Bruno Placido Valerio de entrar al puerto de Acapulco  ante la inseguridad y la extorsión que atraviesa la ciudadanía, la alcaldesa Adela Román pidió a Placido Valerio se modere en sus expresiones y resaltó que si el grupo comunitario quiere operar, tendría que reformarse la ley.

En declaraciones a reporteros tras la inauguración de la 26 Reunión Nacional del Grupo de Planeación y Análisis Estratégico Contra el Secuestro donde estuvo presente el secretario de seguridad federal Alfonso Durazo Montaño, la primer edil enfatizó que las autoridades no reconocen a los grupos de civiles armados como representantes de la sociedad y menos para la prevención del delito.

“Para que el señor Bruno Placido pueda entrar al puerto de Acapulco a hacer labores de seguridad pública, tendría que tener la aprobación del Congreso, tendría que haber reformas constitucionales porque la autoridad municipal tiene sus funciones bien definidas en su artículo 115 y 21 constitucionales; yo invitaría a Bruno a que sea más moderado”, expresó.

Sobre el tema Xaltianguis en el sentido de que este martes familias desplazadas regresaron a sus hogares y que habían huido por la violencia generada por “Los Dumbos”, Román Ocampo afirmó que su gobierno hará todo lo necesario para se mantenga la Base de Operaciones Mixta ante el clamor de los pobladores.

Adelantó que realizará algunos planteamientos en la Mesa de Coordinación para la Construcción de la Paz en Acapulco para que se brinde seguridad constante a las familias que regresaron a sus casas bajo el resguardo de elementos de seguridad pública.

En cuanto al primer año de gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador por cumplirse el primero de diciembre, Román Ocampo se dijo contenta por el desempeño del ejecutivo federal pero destacó que aún falta mucho por hacer ante el sin fin de necesidades qué tiene el pueblo de México. 

COMPARTIR