Víctor Hugo Robles

El estado de Guerrero transita en la disminución de casos de Covid-19, lo que ha generado que vaya cambiando poco a poco el semáforo de rojo a naranja, ayer el gobernador Héctor Astudillo Flores, en una llamada telefónica con el Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López Gatell, confirmó que el lunes se podrán aplicar las medidas de la nueva normalidad.

“Les comento que en este momento, me acaba de llegar la calificación preliminar,  del semáforo que entraría en vigor el próximo lunes.  Y de acuerdo a los indicadores, Guerrero tiene ya una tendencia a la baja, en los dos indicadores de tendencias, que son el cambio en los casos de COVID que se detectan en la comunidad, también los casos que se hospitalizan y también el porcentaje de ocupación hospitalaria, está en 45%. Entonces los tres indicadores están en color amarillo”.

Asimismo dijo que “tiene un elemento que todavía está alto y suele ser el que se mantiene más tiempo alto, es de porcentaje de personas que son positivas y todo eso nos da como resultante un semáforo en color naranja, esta calificación que estaremos manejando  a través de CONAGO, y que será conversada el jueves en la reunión semanal”.

 

Por su parte el gobernador Héctor Astudillo, manifestó que “entonces con el respeto, la confianza, que tenemos Doctor, que siempre nos hemos conducido contigo, ¿podemos orientar en que vamos a color naranja?.

 

Dr. Hugo López-Gatell Ramírez. ​​​​​​​“Es correcto. Guerrero va en color naranja, para que empiece a funcionar este color el próximo lunes”. 

 

Astudillo Flores dijo que hay confianza que Guerrero en el semáforo epidemiológico del Gobierno  Federal, lo que permitirá el reinicio de actividades no esenciales hasta en un 30 por ciento de su capacidad, con lo que iniciará la reactivación económica paulatina en la entidad.

En un encuentro con medios en palacio de Gobierno, el Ejecutivo guerrerense dijo que una vez que Guerrero se coloque en semáforo naranja, el primer reto será permanecer, por lo que pidió la colaboración de la ciudadanía para seguir los protocolos sanitarios como el uso de cubrebocas obligatorio, el gel antibacterial y la sana distancia.

Indicó que se requiere la colaboración de la gente ya que sería frustrante que en 10 o 15 días, Guerrero regrese a color rojo por un aumento de contagios.

“Tenemos confianza y se están haciendo muchas cosas para poder tener una mejor prestación de servicios de salud en los hospitales”, explicó.

Astudillo Flores añadió que el tema del Covid-19 obliga a que muchas cosas cambien, pues dijo que de acuerdo al subsecretario de Salud, Hugo López-Gattel, la pandemia podría extenderse hasta octubre.

Asimismo, indicó que en materia de seguridad, de acuerdo a la información de la federación, en Guerrero han disminuido de manera considerable los homicidios.

A su vez, el secretario de Salud, Carlos de la Peña Pintos indicó que hasta este miércoles, en Guerrero se tiene el registro de 5 mil 413 casos positivos y 892 defunciones.

En tanto que el porcentaje de ocupación de camas Covid es del 43 por ciento, con una buena calificación ponderada.

 

Ante el cambio del semáforo epidemiológico del gobierno federal para este jueves, el gobernador Héctor Astudillo Flores enfatizó que ante todo se debe privilegiar la salud y la reactivación de la economía de las y los guerrerenses que se están viendo afectados por la pandemia del Covid-19.

 

Durante su mensaje diario a través de sus redes sociales, el titular del Ejecutivo guerrerense aprovechó para agradecer a la Universidad Autónoma de Guerrero por el apoyo brindado para realizar pruebas de Covid-19 en Acapulco y Chilpancingo.

 

Astudillo Flores mencionó que prevenir más contagios es un asunto de salud, no de rencores ni descalificaciones, “es importante ante todo la salud y la reactivación de la economía de los guerrerenses que es importante moverla”, apuntó.

 

Señaló que se prevé reactivar algunas actividades a partir de este jueves, para lo cual se están coordinando con los ayuntamientos.

 

En otro tema, indicó que las vacaciones inician el 6 de julio como una medida para seguir cuidando a las y los trabajadores, asegurando que es preferible que el gobierno adelgace lo máximo.

 

Al encabezar el reinicio de la ceremonia  de honores a la bandera, el gobernador Héctor Astudillo Flores dijo que debido a la pandemia por el Covid-19 a Guerrero le ha tocado vivir un momento muy difícil, ya que es algo que no estaba programado, por lo que se tuvieron que tomar decisiones difíciles pero necesarias para hacerle frente a esta enfermedad.

 

 En la explanada de Palacio de Gobierno, acompañado por su esposa, la presidenta del DIF Guerrero, Mercedes Calvo; cumpliendo con todos los protocolos de salud y con el mínimo de presencia de colaboradores, el ejecutivo guerrerense expresó su reconocimiento por la dedicación de las y los trabajadores del sector salud y del secretario de Salud Carlos de la Peña Pintos.

 

 Lamentó que debido a esta pandemia casi 900 guerrerenses perdieron la vida hasta este miércoles, sin embargo destacó que se ha hecho frente a la pandemia con apoyo de la federación.

 

 

COMPARTIR