Por Ignacio Hernández Meneses.

El ex diputado federal del PRD, Sebastián de la Rosa Peláez, dirigente de la Coalición de Organizaciones Democráticas, Urbanas y Campesinas (CODUC), “por insuficiente”, reprobó el programa federal “Sembrando Vida”, que impulsa el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Cuestionó que lamentablemente en el país se tiene una “tradición” muy oscura que no se ha perdido con la presente administración federal de Andrés Manuel López Obrador: “no se sabe cómo se tratan los programas, lo cierto es que de pronto aparecen con operadores que nunca se sabe de dónde salieron”.

Reiteró que Sembrando Vida debería ser un programa que beneficie a los campesinos del estado, pero se está muy lejos de ello. Señaló que el gobierno federal ya tiene una relación de proveedores que van a participar en el programa, sin que se conozca cuál fue la mecánica que se siguió para obtenerla, lo que genera malestar entre los productores locales.

De la Roza explicó que este programa fue solicitado al delegado federal Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros por los grupos que forman parte del Foro Permanente de Organizaciones Campesinas, aunque para el caso de la sierra se hizo un planteamiento muy claro de promover la siembra de maguey, lo que no se atendió, “nosotros explicamos las bondades de ese programa y por qué debía llegar a Guerrero, el delegado lo retomó y ahora que se logró no vemos que se vaya a beneficiar en su conjunto a los guerrerenses”.

De esta forma, los representantes de organizaciones con presencia en la sierra cuestionaron la aplicación del programa Sembrando Vida en Guerrero, pues se desconoce cómo se decidió quiénes serán los beneficiados y por qué la superficie que se pretende trabajar es mínima.

La titular de la Secretaría de Bienestar del gobierno federal, María Luisa Albores, ya presentó en la residencia oficial Casa Guerrero los detalles del programa Sembrando Vida, que tiene considerado impactar en 25 mil hectáreas de tierra y beneficiar a por lo menos 10 mil familias de campesinos.

A su vez, Carlos Renato Hernández, presidente del Consejo Estatal del Mezcal, recordó que Sembrando Vida no estaba considerado para Guerrero, pero se requirió a partir de los dirigentes del Foro Permanente de Organizaciones Sociales y Campesinas, “afortunadamente el programa ya está en Guerrero, pero desconocemos las especies que se van a traer, las zonas que se van a sembrar y ya hasta contrataron al personal que van a poner a trabajar”.

Severo Oyorzábal Díaz, integrante del Grupo Sierra, precisó que “Guerrero tiene 5.3 millones de hectáreas con vocación forestal que están sumamente deteriorados por los incendios, las formas de cultivo, además de las deforestaciones y aprovechamientos clandestinos”.

Que se pierden 42 mil hectáreas al año con vocación forestal, de tal suerte que las 25 mil hectáreas que se piensan trabajar en Sembrando Vida no representan gran cosa, más aún cuando se traen especies que son producidas en viveros de otras entidades.

Entre las irregularidades más graves destaca que Sembrando Vida es coordinado por la Secretaría de Bienestar, no por Semarnat ni Conafor, que son las áreas del Gobierno de México que deberían tenerlo bajo su responsabilidad.

En ese caso, expuso que aplica la máxima popular de “zapatero a tus zapatos”, porque “¿Cómo una dependencia que no maneja la parte forestal ni del medio ambiente se podrá hacer cargo de echar a andar ese programa?”, cuestionó a su vez, Antonio Colín Ramírez, presidente del Colegio de Agrónomos en la entidad.

COMPARTIR