Eduardo Salgado Sánchez

Al cumplirse el primer año de gobierno de la presidenta Adela Román Ocampo, sigue pendiente el tema de la seguridad ante la poca prevención del delito y en servicios públicos, las colonias siguen sin agua potable, consideró José Luis Iglesias Nava, jefe promotor de la Unión Nacional Sinarquista en Guerrero.

En declaraciones a reporteros, Iglesias Nava lamentó que la violencia continúe haciéndose presente en las calles y principales avenidas del puerto de Acapulco ante la ausencia de un verdadero plan para la prevención del delito pese a las presencia de fuerzas de seguridad de los tres órdenes de gobierno.

“No existe la prevención del delito y ejemplo de ello es que el domingo asesinaron a una persona en el Zócalo”, expresó.

Indicó que en las colonias populares cientos de locales siguen sufriendo la extorsión y cobro de piso, así como asaltos. Expresó que también continúan los homicidios dolosos y la desaparición de personas, asunto que calificó de preocupante, “en seguridad es un trabajo nulo que alberga a los tres niveles de gobierno, nada se ha avanzado”, resaltó.

En cuanto a servicios públicos, subrayó que las colonias populares siguen sin el agua potable ante el poco margen de acción de la Capama por el quebranto financiero dejado por los ex funcionarios del trienio del perredista Jesús Evodio Velázquez Aguirre.

Expresó que el Ayuntamiento ha caído en la omisión al no dar un puntal seguimiento por la desaparición de recursos y adeudos con la Comisión Federal de Electricidad.

“Se debe fincar responsabilidad a quien la tenga, la omisión es un delito y el gobierno municipal de Acapulco sigue cayendo en ese delito, las denuncias solo han sido en redes sociales y en los medios de comunicación pero ante las autoridades, esas denuncias no se han visto”, finalizó.

COMPARTIR