Eduardo Salgado Sánchez

 

Ayer y por segundo día consecutivo, trabajadores sindicalizados mantuvieron detenidas todas las actividades en las dependencias que integran el Ayuntamiento de Acapulco para exigir respeto a sus derechos sindicales y la demanda de un incremento salarial superior al cuatro por ciento que en días recientes, anunció la presidenta municipal Adela Román Ocampo.

De nueva cuenta, al filo de las nueve de la mañana, los trabajadores de base mantuvieron cerradas las oficinas gubernamentales del Palacio municipal del Parque Papagayo, Ayuntamiento Viejo, ex zona militar y las dependencias municipales del interior del Palacio Federal ante los nulos acuerdos entre el Ayuntamiento de Acapulco con los cuatro secretarios generales de las cuatro secciones sindicales XIX, XXIV, XXXV y LVI a las que pertenecen los más de 600 empleados de planta.

Los sindicalizados se plantaron en la entrada principal del Palacio municipal impidiendo el acceso al recinto.

Afirmaron que de ninguna forma aceptaran que las autoridades municipales eche abajo sus “conquistas sindicales” como los pagos de quinquenios, basificaciones y las designaciones de escalafón que siempre se ha manejado en los sindicatos.

Los trabajadores de base evitaron el ingreso a las oficinas de las distintas dependencias del Ayuntamiento mientras, que trabajadores de lista de raya y a los supernumerarios intentaron llegar a sus áreas de trabajo a fin de dar atención a la ciudadanía, no obstante, poco pudieron hacer.

 

COMPARTIR