Por Ignacio Hernández Meneses

Por encima de la ley, el dueño de la tortillería “La Esperanza”, Fernando Serna Gómez, violó los sellos de clausura definitiva que puso la dirección municipal de Protección Civil ya que sus instalaciones son obsoletas, denunció en conferencia de prensa Roberto Aguilar Gaona, representante de los inconformes.

Los quejosos hacen responsable al ayuntamiento de cualquier accidente que se pudiera suscitar, ya que esa tortillería tiene sus instalaciones obsoletas, es pues, “una bomba de tiempo”.

Aguilar Gaona sostuvo que el dueño de ese local incurrió en una serie de irregularidades, incluyendo  tala de árboles, pero el punto es que Protección Civil y Ecología deben actuar con la ley en la mano y evitar una tragedia.

Reiteraron que este local pone en riesgo a los 190 niños de un kínder, y que de nada valió que en varias ocasiones tocaran puertas y puertas hasta que por fin les hicieron caso, pero que ahora sigue latente el riesgo de alguna tragedia porque quitaron los sellos.

De acuerdo con las observaciones que previamente hicieron, “el tanque de gas instalado no cuenta con ubicación adecuada, con tubería de llenado ni con dictamen estructural avalado por un Director Responsable de Obra”, señala en un oficio Ricardo Contreras García, coordinador general de Protección Civil.

Luego de las quejas presentadas por vecinos del Infonavit-Mozimba, y la solicitud de revisión presentada ante la Coordinación de Atención Ciudadana el pasado 1 de octubre, la dependencia municipal primero accedió a realizar una inspección y emitió un dictamen.

Gaona sostuvo que había zozobra en la unidad habitacional sobre todo porque está el jardín de niños “Bertha Guevara Calvo” y seguía operando la tortillería “La Esperanza”, “y no queremos que pase una tragedia como el ABC”.

Con pruebas documentales en mano, el inconforme precisó que de acuerdo con el dictamen (DPCB/DT/738/2019), se concluyó que luego de la inspección ocular realizada el 11 de octubre próximo pasado, se constató en primer orden que la tortillería “se encuentra invadiendo zona federal por Conagua, y fue instalada a 25 metros lineales del jardín de niños”.

COMPARTIR