En el primer cuadro de la ciudad persiste el robo de tapas.

COMPARTIR