Juan José Romero

Alejandra Mateo Jiménez, denunció que autoridades de la Agencia del Ministerio Público y del Tribunal Superior de Justicia, retardan el proceso de investigación para favorecer a su victimario, su ex novio Víctor Manuel Enríquez Lezama, a quien acusó de violencia feminicida.

En conferencia de prensa, explicó que el domingo ocho de abril de 2018, su exnovio, Víctor Manuel Enríquez Lezama atentó contra su vida “en un arranque de celos; “me cobijó, me golpeó, me torturó, estranguló y asfixió hasta creerme muerta”.

Dijo que el jefe de su victimario, el contralor del IEPC, Enrique Justo Bautista, lo ayudó para esconderse en Azoyú durante 2 semanas y posterior a ello, su ex pareja regresó a trabajar en su oficina en el IEPC Guerrero, sin que hasta ésta fecha se le finquen responsabilidades por su agresión.

Aseguró que desde esa fecha, sigue buscando que se haga justicia y denunció que la agente del Ministerio Público, Noemí Castro Ángel “desde un inicio clasificó mal el delito: Lesiones, amenazas, daños y robo; se negó a integrar mi carpeta argumentando que no estaba casada con mi agresor, omitió y redacto mi testimonio minimizando mi denuncia y remitiendo mi carpeta a la Agencia de Bravos por supuesta incompetencia”.

En esa otra instancia, agregó, el agente del Ministerio Público, Pedro Araujo Leónides, “me hizo una segunda entrevista y clasificó mal el delito que cometieron en mi contra: Tentativa de Homicidio, lesiones, daños y robo, cuando debió ser por Tentativa de feminicidio, violencia de género, lesiones, daños y robo”.

Comentó que Araujo Leónides le “recomendó” conciliar con su agresor. “Y eso es solo el inicio de las inconsistencias por parte del agente, desde la demora por reunir todos mis dictámenes hasta el hecho de ocultar información para localizar a mi agresor, fueron 10 meses lo que tardó en judicializar mi carpeta y vincular a Proceso a Víctor Manuel Enríquez Lezama; ya que se le vinculó a proceso hasta el 20 de febrero de 2019, y solamente por el delito de violencia de género”, expuso. 

Añadió “una vez que  logró vincular a proceso a Víctor Manuel Enríquez Lezama, el Juez Edgardo Mendoza Falcón, otorga 2 meses de investigación complementaria, y posterior a ello comienza nuevamente la dilatación en el proceso”

“Ya que el juez al ser profesor de tiempo completo de la licenciatura de Derecho en la UAGRO y también profesor de la Maestría, por cuestiones personales difiere la audiencia intermedia del 24 de abril al 24 de mayo, del 24 de mayo al 11 de junio, del 11 de junio al 12 de junio, del 12 de junio al 19 de junio y del 19 de junio al 20 de junio”, relató.

Agregó que en esa fecha y sin un certificado médico de por medio, solamente con una receta médica por fiebre Tifoidea el juez otorga 12 días de reposo absoluto y “justifica la inasistencia de mi agresor, difiriendo nuevamente la audiencia al 18 de julio, y es el 18 de julio cuando nuevamente, y con una receta de similares que argumenta una infección por salmonela, concede 15 días de reposo absoluto y justifica nuevamente a mi agresor, difiriendo la audiencia intermedia al 29 de agosto del presente año, argumentando también que se ira de vacaciones y no puede agendar antes la audiencia Intermedia”.

Alejandra Mateo dijo sentirse impotente, frustrada y profundamente decepcionada del sistema de Justicia del Estado, “siento que se han burlado de mi hasta mas no poder, ya que en mi búsqueda de justicia que inicie hace 15 meses solamente me he topado con trabas, excusas y favoritismos”.

En este marco,  pidió al fiscal Jorge Zuriel de los Santos, y al presidente del tribunal Superior de Justicia, Alberto López Celis, poner atención en ese caso, ya que teme por que su agresor pueda atentar nuevamente contra su vida.

COMPARTIR