China, Italia y España han visto cómo sus niveles de contaminación se han reducido a causa de las medidas adoptadas por sus respectivos gobiernos para detener la propagación del COVID-19.

COMPARTIR