Por David Guzmán

Todo listo para las festividades del Día de Muertos y el Halloween.

En los pasillos del mercado central, entre telarañas “de mentiritas”, ya están colgados los disfraces para esta noche de terror, con máscaras con ojos mutilados, frentes descalabradas y cabezas torturadas con tornillos y clavos.

Aunque el Día de Brujas no es tan mexicano, los chavos y niños hoy agarrarán sus calabazas de plásticos y andarán pidiendo dulces por las calles, vestidos de brujos, de monstruos, diablos y duendes. 

Pudimos captar con la lente, máscaras, pinturas, banderitas de plástico y de papel picado con ilustraciones de calaveras, que datan desde tiempos de José Guadalupe Posadas, quien introdujo la técnica del grabado, pero para el Día de los Muertos que es mañana 1 y sábado 2 de noviembre.

De los techos de los locales, se ven colgadas diversas figuras de La Catrina, bailando, sonriendo, gritando, borracha, y hasta con su pareja disfrutando de la vida después de la muerte.

Y no podían faltas, máscaras de brujas, brujos y otras monstruosidades para quienes gustan de festejar del Halloween, la noche de brujas y brujos este último día de octubre, hoy en la noche pues.

El colorido de las máscaras son propicias para propagar el miedo, para asustar a mediomundo, aunque no hacen mucha falta las máscaras porque con tanta violencia, miedo es lo que sobra en los barrios y colonias de Acapulco.