Para muchos usuarios, que el mando de Xbox One llevase pilas no era una buena idea. De hecho, eran los únicos que permanecían utilizando este tipo de alimentación. Xbox Series X mantendrá esto en el mando del que hace no mucho conocimos las mejoras, a pesar de que en los Elite ya han dado el salto.

A pesar de utilizar pilar, y de hecho el mandó trae unas consigo, para una base de jugadores, el utilizar una batería que cargar mientras no juegan es preferible. Por ello, Microsoft ha vendido una batería que conectar al mando y poder suplir esta carencia. La solución, si bien cubre las necesidades de esta gente, requiere un gasto extra, algo que se seguirá manteniendo esta generación.

El mando de Xbox Series X dejará la decisión al usuario

En una entrevista con Digital Foundry, que ya han hablado maravillas de esta nueva consola, de la mano de Jason Ronald ha explicado el por que de esta decisión. Para él, una de las ventajas de esto es la decisión del usuario. De hecho, según indica, la gente que pide baterías respecto a la que prefiere pilas es de un 50/50 aproximadamente.

No se sabe que ocurrirá a futuro, o si Microsoft lanzará algún mando más con batería en la vida de Xbox Series X, aunque parece claro que no tienen intención de limitar las opciones del usuario. Tener pilas de reserva en las largas jornadas de juego puede ser un engorro para muchos, o el hecho de tener que comprar la batería aparte.

Aún así, que Microsoft de la opción en Xbox Series X permite ofrecer lo mejor para todos, sobre todo teniendo en cuenta que las baterías tienen una vida útil más limitada que la propia consola, y es más barato comprar una nueva batería que cambiar el mando entero o, si podemos, reemplazarla abriendo nuestro mando.