Agencias

Los huesos pertenecen a una especie de dinosaurio hasta el momento desconocida.

Un estudio publicado en el Journal of Vertebrate Paleontology el pasado 3 de junio reveló que durante 1980, un minero desenterró una gran cantidad de fósiles conservados en ópalos en una mina cerca de Lightning Ridge en Australia. Sin embargo, no se habían estudiado hasta hoy y entre los restos se encuentran las partes de una nueva especie de dinosaurio.

El nombre que los científicos han dado a la nueva especie del fósil opalizado es Fostoria dhimbangunmal, en honor al miniero de ópalo Robert Foster, quien descubrió los fósiles hace algunas décadas. El nombre cariñoso que utilizan es Sheepyard, algo así como “jardín de ovejas” en homenaje al campo de ópalo donde se descubrieorn los huesos.

Si los huesos fueron estudiados recientemente, es gracias a que los hijos de Foster los donaron hace poco al Australian Opal Center donde un grupo de científicos de la Universidad de Nueva Inglaterra en Armidale en Australia comenzó a analizarlos.

En concreto, el grupo de investigadores encontró fragmentos de cuatro esqueletos de Fostoria, algunos juveniles y algunos adultos más grandes que podrían haber medido 5 etros de largo cuando estaban vivos.

(Journal of Vertebrate Paleontology)

“Todos asumimos inicialmente que esta pila de huesos era de un solo individuo, pero no fue hasta que empecé a juntar el esqueleto y a examinar cada uno de los huesos que me di cuenta de que algo no encajaba”.

Fue así como el paleontólogo se dio cuenta que los huesos provenían de una manada o de una familia cuando identificó partes de cuatro omóplatos diferentes, de animales de diversos tamaños.

Según Bell, la mayoría de las características que hacen que Fostoria sea única son bastante sutiles por eso tomó muchos años demostrar que se trataba de una nueva especie de dinosaurio, pero los investigadores consideran que se trata del “santo grial” para entender cómo se veían los dinosaurios, como se relacionaban con otros grupos y qué comían. Incluso, gracias a la preservación de un fósil casi completo, se pudieron estudiar el espacio donde habría estado el cerebro para descubrir cómo percibía el mundo el dinosaurio y cómo olía su mundo.

Estos dinosaurios vivieron durante el periodo Cretácico cuando Lightning Ridge era una llanura de inundación. Aunque la mayoría de los fósiles opalizados que se encuentran en el área provienen de criaturas marinas que vivían en el mar cercano, de vez en cuando un hueso de un animal terrestre como un dinosaurio se arrastraba al mar e interactuaba con minerales de sílice, según el estudio.