Agencias

A 13 años de su fallecimiento, el pintor y escultor mexicano Juan Soriano, es considerado uno de los artistas plásticos más influyentes del siglo XX en México, recordó el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL).
Juan Francisco Rodríguez Montoya, su nombre completo, nació en Guadalajara, Jalisco, el 18 de agosto de 1920 y falleció el 10 de febrero de 2006 a los 86 años en la Ciudad de México.
El pintor Jesús Reyes Ferreira lo introdujo al arte mexicano precolombino y colonial, así como al arte extranjero, y encontró en la corriente abstracta un cauce próximo a su temperamento.
En 1934, participó por primera vez, en una exposición colectiva en el Museo de Guadalajara, lo que llamó la atención de artistas como María Izquierdo y José Chávez Morado, así como la fotógrafa Lola Álvarez Bravo, quienes lo alentaron para viajar a la Ciudad de México.
Al año siguiente, se mudó a la capital y pronto entró en diálogo artístico y personal con Diego Rivera, Frida Kahlo, José Clemente Orozco, David Alfaro Siqueiros y otros miembros de la vanguardia.
En 1937, ingresó a la Escuela Nocturna de Arte para Obreros y en la Liga de Escritores y Artistas Revolucionarios (LEAR), donde se relacionó con miembros de la vida cultural mexicana, como Rafael Solana, Salvador Novo y Xavier Villaurrutia.
Por esa época comenzó su actividad como escenógrafo y diseñador de vestuario en el grupo de teatro Poesía en Voz Alta, al lado de Octavio Paz, Juan José Arreola y otros, posteriormente impartió clases en la Escuela de Pintura y Escultura La Esmeralda y comenzó su participación en exposiciones internacionales en Nueva York y Filadelfia.
En su trayectoria, evaluaba el trabajo de esos artistas y tomaba interés en las artes populares e indígenas, así como en los modos expresivos que venían del cubismo, el expresionismo alemán y el fauvismo, además de los artistas parisinos de la posguerra.