Por Eduardo Flores Salado

La pandemia del Covid19 está dejando una crisis en todos los sectores de la población, pero en la industria musical del estado se está sintiendo de una manera especial, ya que son cientos de familias las que dependen de las presentaciones en bailes masivos, y fiestas privadas.

Francisco Jiménez de la banda Terremoto de Chilpancingo y representante de Músicos Unidos de Guerrero, señaló que no los dejan trabajar debido a la prohibición de las fiestas, situación que ellos entiendes¿n.

Sin embargo pidió a las autoridades que les apoyen con despensas para las familias de los músicos, que son las que se encuentran padeciendo la situación del Covi19 por la falta de ingresos antes la prohibición.

Dijo que ellos no piden el apoyo económico, pero que les manden buenas despensas para que las entreguen a los músicos que son más de 300 entre música de banda, norteño, sierreño  y sonideros que están en la unión.

Por su parte Paul Loaeza y su Bandeño, comentó que están afectados y preocupados por no saber con quién acudir ante esta situación ante la falta de presentaciones para llevar dinero a sus hogares.

“somos un sector olvidado, no es un reclamo, nosotros siempre hemos estado a apoyar a distintos sectores para sus eventos, en ese momento nadie, nadie a regresado a ver a nuestro sector,no sabemos que hacer”, finalizó.