Ignacio Meneses Hernández

¿Qué tiene que ver migración con aranceles y el chantaje y presión de dos financieras norteamericanas Fitch Rating y Moodys en contra de México? Nada, simplemente el presidente de México está trabajando por la soberanía y dignidad de la república, históricamente a los EEUU no les gusta que sean más independientes los países en vías de desarrollo y el presidente Andrés Manuel López Obrador está haciendo lo correcto y el país lo apoya, con la excepción de la oposición anti-mexicana de los ricos fifís, tecnócratas e intelectuales neoliberales.

Por esa razón se necesita la participación de los millones de morenistas y el resto de la ciudadanía que verdaderamente quiere el cambio de la cuarta transformación de participar en la educación política y concientizar al resto de la población, porque los ataques van aumentar.

Trump acusa que los migrantes son abusadores. Falso, la economía y el gobierno de los EEUU son los beneficiarios por la mano de obra barata, salarios raquíticos y sin beneficios sociales que les paga a los migrantes indocumentados.

Esto les favorece a las compañías norteamericanas en su competencia contra las otras empresas extranjeras y es por eso que también envían ensambladoras a México para tener más ganancias.

Los impuestos que pagan los trabajadores indocumentados al gobierno de los EEUU se depositan en un fondo del cual la mayoría nunca tendrán ningún beneficio.

Los migrantes, nuestros paisanos son los que reciben la ira racista que diariamente humilla al trabajador de una propaganda mediática masiva, racista institucional, con la intención de satanizar, criminalizar, desmoralizar, de destrozar su autoestima, afortunadamente les ayuda la cultura mexicana, que es extensa: su comida, folclore, tradiciones, historia, preservadores del núcleo familiar.

Estos paisanos suman aproximadamente 35 millones, 12 millones que nacieron en México y 23 millones descendientes de mexicanos y aportan a la economía de México más de 30,000 millones de dólares cada año.

A esta considerable contribución habría que sumar cuando nuestros conciudadanos visitan, como turistas a sus familiares. Un ritual digno de reportar cuando se observa cada principio del mes de diciembre las caravanas en las autopistas de Texas de paisanos con sus camionetas con regalos para sus familias y los miles de millones adicionales que inyectan a la economía nacional.

Desafortunadamente cuando los migrantes regresan voluntariamente o deportados se encuentran sin protección, deambulando en las calles sin trabajo ni protección social, sin seguro de salud y si existe una pequeña ayuda federal desaparece como en los viejos tiempos.

En el gobierno del H. Ayuntamiento anterior hubo una partida de un millón de pesos para migrantes pero el presupuesto de este año de la presidenta Adela Román lo desaparecieron.

laborexchange@aol.com

COMPARTIR