Ignacio Hernández Meneses.

 

Que la Auditoría Superior del Estado (ASE) ya aplique todo el peso de la ley al ex presidente del Consejo de Administración de la Capama, Jesús Evodio Velázquez Aguirre, “ese muchacho que le crecieron demasiado las uñas, y es el peor alcalde que ha tenido Acapulco”, exigió Adolfo Plancarte, dirigente de Democracia y Gestoría Social, AC.

Precisó que con base en cifras oficiales, hacen falta al menos 2 mil millones de pesos, y ese fue el “boquete financiero” que dejaron.

Se pronunció porque ahora sí, “se investigue y se proceda, que la ASE pase de los dichos a los hechos, que no quede en meras declaraciones oficiales de que ya empezaron a revisar”.

“Confiamos en que el nuevo gobierno municipal abra el expediente y vaya informando de cada paso de las investigaciones, que se transparente, ya que es una promesa de la Cuarta Transformación que cero tolerancia y que se acabó la corrupción”, sostuvo Plancarte entrevistado ayer por la mañana en el Zócalo.

De acuerdo con el diagnóstico, en la Capama se vivió el caos, el desorden, la corrupción, no se pagaron los adeudos y se han acumulado los problemas laborales en la paramunicipal, “el servicio es muy deficiente y la nueva administración debe reordenar a la paramunicipal”.

Indicó que también en la Coordinadora Plan de Ayala acordaron vigilar la aplicación de los recursos, porque en Capama hay “un hoyo negro”, “nos convertiremos en una contraloría ciudadana, y revisaremos con lupa estos recursos públicos, para que nunca más saquen al organismo”, puntualizó el ex preso político Adolfo Plancarte Jiménez.

COMPARTIR