Por Damián Terrazas Sánchez/ Él es Harún Al –rashid.

En el contexto del proceso electoral que nos ocupa, la elección concurrente que por primera vez en la historia de nuestro país se realiza; donde se elige presidente de la república, Congreso de la Unión, nueve gobiernos estatales, congresos de los estados y ayuntamientos municipales en todo el territorio nacional.

Jamás habíamos visto en la ante víspera, una derrota anunciada para el PRI gobierno que se anuncia de características catastrófica donde perderá presidencia de la república, la mayoría en el Congreso de la Unión, todos los gobiernos estatales en disputa; el PRI en esta elección se irá al basurero de la historia.

El puntero en  las encuestas desde meses atrás es Andrés Manuel López Obrador y se le ataca por los adversarios de manera sistemática, antes que hacer las propuestas le atacan como si eso fuera lo principal para bajarlo del primer lugar. Hoy quiero destacar uno de los temas que más le han controvertido al puntero como lo es la propuesta de amnistiar a los delincuentes. Como si los contendientes ignoraran el significado integral de la propuesta y su connotación en los momentos álgidos que vivimos en nuestra sociedad; donde AMLO ha mencionado que se explorará todas las posibilidades para buscar una reconciliación nacional en la sociedad, incluso hasta la amnistía que es una facultad de exonerar, de purgar una pena y le corresponde al Poder Legislativo, sin duda a instancia de una excitativa del Poder Ejecutivo.

Desde antes he mencionado que en nuestro país, urgen buenas noticias del orden social; no más anuncios de muertes ni desaparecidos, esto lastima severamente a nuestras familias y deteriora la autoridad de las instituciones del Estado nacional, que se ha mostrado incapaz de preservar el bien más preciado del humano que es su propia vida.

Lo que pretende el nuevo régimen que encabezará AMLO será el posibilitar una JUSTICIA TRANSICIONAL que no es otra cosa que buscar la rendición de cuentas y de la reparación del daño a las víctimas. De entre sus objetivos que son variados en cada caso, es crear instituciones responsables y recuperar la confianza en esas instituciones; posibilitar el acceso a la justicia de los sectores más vulnerables después de la violación de sus derechos; facilitar los procesos de paz y promover resoluciones duraderas para los conflictos; sentar las bases para afrontar las causas subyacentes de los conflictos y su marginación.

Para establecer este período se deben de establecer diversos pilares para obtener los resultados que se esperan, como establecer comisiones de la verdad, buscar la justicia para los afectados a través de mecanismos de la reparación del daño; la no repetición de los agravios y violaciones a los derechos y a la dignidad humana.

Me pregunto, ¿Qué nos pasa ? cuando descalificamos sin sentido las propuestas del adversario, ayer mismo EPN se mete al proceso electoral cuando descalifica la aspiración del nuevo presidente al negar la posibilidad de ser autosuficientes en la producción de alimentos, cuando dependemos totalmente del exterior al comprar 14 millones de toneladas de granos a EE-UU. y Brasil. Hasta la otra…

 

COMPARTIR