En la recta final del poder, urge que los directivos de Capama y los líderes sindicales de la Sección 27, dejen de lado sus ambiciones personales y se haga justicia por los trabajadores de base, sentenció Félix Fernando Castrejón de la Mora, ex secretario general de la Sección 24 del SUSPEG.

Expuso que es grave y preocupante la situación  que guarda el conflicto y que ayer cumplió nueve días de paro de brazos caídos, pero lo más grave es que no cesan la violación de los derechos laborales.

El líder suspegista aclaró que el Consejo de Administración de la paramunicipal debe pagarle a todos por igual, “el salario es sagrado, ya que no hay trabajadores de primera, de segunda ni de tercera categoría, y así lo mandata la Ley del Trabajo, pero erróneamente se ha estado pagando en forma irregular, y el hecho de clasificarlos y no pagarles en tiempo y forma es anticonstitucional y atentatorio a sus derechos humanos”.

Félix Fernando Castrejón de la Mora sostuvo que estamos viviendo el resultado de una mala administración, ya que si no resolvió en tres años los problemas como el de la basura, al inseguridad ni el del agua potable, menos lo hará en escasos días que le quedan al gobierno municipal de izquierda”.

Habría que revisar a fondo este problema laboral,  “si bien es cierto que el problema es intersindical, quien paga es el pueblo de Acapulco y Capama administra esos recursos y por eso la dependencia debe poner orden con los dos grupos sindicales para que no sufra la ciudadanía las consecuencias con esos bloqueos que se han realizado en la costera por ambiciones personales y de poder  de algunos líderes sindicales que desquician Acapulco y la ciudadanía no lo merece”, puntualizó Castrejón de la Mora.

COMPARTIR