El presidente de Rusia y China se pusieron los mandiles para cocinar un bocadillo ruso, similar a los hot cakes, durante una cumbre en Vladivostok.
Los presidentes de Rusia y China, Vladimir Putin y Xi Jinping, respectivamente, compartieron un momento de ‘relax’, con hot cakes y vodka, al margen de un foro económico en el extremo oriente ruso.
Reunidos en Vladivostok para discutir sobre sus relaciones económicas y Corea del Norte, ambos líderes se relajaron cocinando hot cakes y tomando vodka.
En las imágenes transmitidas por los medios oficiales, se puede ver a Putin y a su homólogo chino usando mandiles y preparando canapés con caviar antes de hacer un brindis con vodka.
  Más temprano en la jornada, el presidente chino elogió los vínculos entre ambos países y afirmó que “su amistad continúa reforzándose”.
COMPARTIR