Por Eduardo Flores Salado

A cinco años de las inundaciones causadas por los huracanes Ingrid y Manuel, habitantes  de la Colosio protestaron en el Asta Bandera, asegura que no hay ningún plan de contingencia para volver a evitar una tragedia.

Asimismo señalaron que no han recibido todo el apoyo por los daños que sufrieron en sus viviendas cuando aseguran se destinaron millones de pesos para la reconstrucción del programa llamado “Nuevo Guerrero”.

Arturo Flores Mercado, presidente de la Coalición de habitantes afectados por contingencias naturales, dijo que ya están saliendo los desvíos millonarios que se hicieron en Sedesol y Sedatu, dependencias federales encargadas del programa.

Agregó que son poco más de trescientas mil personas que habitan en la Zona Diamante en riesgo de inundación de sus viviendas  por la falta de un plan de contingencia.

Comentó que ya se reunieron con la alcaldesa electa, Adela Román Ocampo, quien los escuchó por más de una hora y se comprometió a apoyarlos en cuanto asuma la alcaldía. 

Detalló que Cenapred ya hizo algunas recomendaciones para esa zona del puerto que cada lluvias se ven en riesgo 30 mil,  viviendas para que se inunden.

Por último el representante de los afectados de la Colosio, detalló que se siguen autorizando licencias de construcción en la zona.

Pidió también que se castigue a las constructoras que edificaron en un espacio que no está apto por inundación, al igual que el pago de los daños ocasionados por los fenómenos naturales del 2013.

“exigimos una respuesta, queremos saber a dónde se fue el dinero que envió el gobierno federal para la reconstrucción de las casas de los afectados”, finalizó.

COMPARTIR