Rechazó el nepotismo, el amiguismo y el influyente en su administración.

México será una potencia económica y moral, así concluyó el discurso del presidente Andrés Manuel López Obrador con motivo del primer aniversario de su triunfo en las urnas. El mandatario dijo que este mismo año su gobierno terminará de arrancar del país al régimen corrupto que había prevalecido.

En un discurso de más de hora y media de duración, López Obrador enumeró los logros alcanzados en los primeros siete meses de su administración.

 

COMPARTIR