En la avenida Adolfo López Mateos se encuentra un pozo enorme que dejó la Capama por el rumbo del hotel Flamingos.

COMPARTIR