Por Eduardo Salgado Sánchez

esalgado@enfoqueinformativo.mx

Por las consecuencias que trajo consigo la pandemia del Covid-19 como la pérdida de empleo, el encierro y la necesidad de llevar el sustento en casa, se estima que en Acapulco incrementó de un 30 al 60 por ciento la prostitución ya que, en muchos hogares, la mujer es el sustento de la familia, estimó Enrique Solano López, coordinador de Hombres Solidarios por la Igualdad.

En declaraciones telefónicas a Enfoque Informativo, el activista manifestó que, de acuerdo a estadísticas nacionales, del 30 al 40 por ciento de los hogares mexicanos es sostenido por mujeres y que, en ese sentido, la crisis traída por la pandemia, ha conllevado al desempeño del que se dice, es el oficio más viejo del mundo.

“Es decir cuatro de cada diez mujeres y de ellas, hoy dos tienen que recurrir a más actividades y Acapulco es un destino turístico, los hoteles restaurantes y demás no están al cien por ciento; hay un subregistro donde salud municipal y estatal maneja los famosos carnets para las sexoservidoras pero, se estima que oficialmente no se llegan a las 150 pero, hay otras 300 más que no están reguladas y a las que se suman las que por la pandemia se dedicaron al sexo servicio, un 30 a 60 por ciento más”, estimó.

Dijo que, si bien la ciudadanía juzga que no hay justificación para ejercer la prostitución, “habría que ver cuando hay una mujer preparada de 30 a 45 años que no encuentra empleo por la pandemia y que tiene que sostener a uno o más hijos y que le queda hacer, creo que cada quien podrá crear una respuesta”.

Expuso que dichas estadísticas son preocupantes, alarmantes y tristes, “tomando en cuenta de que los apoyos fueron pocos y se suma a la prevalencia del machismo, la escasa cultura sexual y reproductiva que lleva a embarazos no deseados y dejan indefensa a la mujer que se convierte en el sustento de la familia”.

COMPARTIR