Por Juan José Romero

El presidente del Grupo Chilpo, Adrián Alarcón Ríos, aseguró que de continuar así la situación económica del país, es decir, sin crecimiento económico, en tres meses comenzarán los despidos en negocios principalmente relacionados con la construcción.

En entrevista el líder empresarial dijo que la falta de crecimiento ha comenzado a sentirse entre el empresariado local de Chilpancingo, “tenía años que los que hacemos negocio todavía en Chilpancingo,  esta falta de liquidez, quiero decir que no hay circulante en Chilpancingo”, señaló.

Y puso como ejemplo la industria de la construcción, que actualmente esta semi-paralizada, porque no hay obra privada, porque las inversiones han parado, lo que considera es con secuencia de lo que se ha vivido en la capital con el tema de la delincuencia, que aunque ha bajado, reconoció, hoy se tiene una consecuencia de los años de violencia e inseguridad.

Alarcón Ríos dijo además que debido a la falta de inversión pública es un factor para que se tenga esta situación de crisis económica, pues las obras locales como pavimentación de calles, no ha sido suficiente.

 

Aunado a esto, la falta de inversión pública federal, como la construcción del puente vehicular construido al norte de Chilpancingo, en el punto conocido como crucero a Chichihualco.

 

“El problema primero es los despidos que vamos a empezar a realizar en dos meses, porque la cuesta de enero significo no nada más el mes de enero, sino que es la cuesta de enero, febrero y ahora tiende irse hasta marzo”, indicó.

Dijo que entre 30 y 40 por ciento de los empleos en industrias como la de la construcción se podrían perder, por lo se requiere dijo, con urgencia la intervención de la federación en obra pública para detonar otros giros que también son importantes, expresó.

De los negocios que están resintiendo esta crisis, es la industria del calzado, entre otros giros que recienten la falta de ventas en Chilpancingo lo que hace muy difícil que el empresariado mantenga los empleos como hasta ahora.

Alarcón Ríos refirió que el presidente Andrés Manuel López Obrador viene a Guerrero en marzo, y espera que su visita traiga buenas noticias, “porque necesitamos detonar y reavivar la vida económica de la capital”.

Adelantó que la tendencia además de los despidos que contemplan en dos meses, le siga el cierre de negocios, “ese es el mayor riesgo”, porque no podrían dijo guardar el punto de equilibrio en sus negocios.

El líder empresarial enfatizó que si bien delitos de alto impacto como el secuestro, y la extorsión  han venido a la baja, en Chilpancingo, como lo refirió gobernador, Héctor Astudillo Flores, otros delitos como asaltos a mano armada a peatones  y robos a casa habitación, han venido en ascenso por lo que pidió a la federación voltear los ojos a Guerrero.

COMPARTIR