Por Brisa Violeta Carrasco

 

El pasado 7 de marzo, se votó en la cámara de senadores una modificación a la ley general de residuos que otorga a los municipios la capacidad de utilizar la incineración de residuos como una forma de gestión de los mismos.  

Desde el Frente de Comunidades en Contra de la Incineración nos preocupa que las autoridades no hayan hecho una consulta previa con expertos  para evaluar los riesgo que conlleva la incineración de residuos, riesgos que se presentan tanto en temas económicos, sociales y por supuesto  ambientales que generan un serio impacto en las poblaciones que viven cerca de alguna incineradora o planta cementera, que es donde en México ya se está realizando esta práctica y tememos que con esta nueva modificación aumente.

Con lo que los daños que ya están viviendo las comunidades cercanas a las plantas serán mayores. Las más de veinte comunidades que pertenecen a este Frente con presencia en cinco estados, rechazan este permiso para contaminar el aire, el agua y la tierra en sus ciudades, pues existen alternativas que se pueden poner en práctica sin causar daño al ambiente y las personas, alternativas como verdaderos planes de Basura Cero que son exitosos, sustentables y sostenibles.

La termovalorización como estrategia para el manejo de residuos solo beneficia a  los empresarios y afecta a las comunidades, perpetuando el esquema neoliberal  de privatización de las ganancias y socialización de los costos. Nos preocupa como la Cámara de Senadores votó por una modificación sin tener una clara  idea de los impactos que la incineración conlleva, sin revisar previamente en qué consistía la modificación a la ley, basado en una equivocada  idea de lo que significa economía circular, además de no consultar a verdaderos expertos y mucho menos a las comunidades que viven al día a día con los daños que la incineración en hornos cementeros ya  están ocasionando.

Es imperativo que las leyes a aprobar sean revisadas a conciencia y que los legisladores abandonen el esquema en el que vienen trabajando, en el cual se votan las decisiones por bancada sin análisis previo. Al parecer en la 4T no existe la libertad de la conciencia individual, que es la manera en la que ambas Cámaras han actuado hasta ahora.

Esta medida responde a las políticas neoliberales que siguen permeando en este nuevo gobierno, el cual no está respondiendo a las necesidades de las comunidades, sino que no solo no cumple con los acuerdos y convenios internaciones que ha firmado México como son el Convenio de Estocolmo y el Acuerdo de París,  entre otros.

No se puede jugar con la salud de las comunidades y  se debe de aplicar el principio precautorio, buscando verdaderas alternativas que no pongan en riesgo a las comunidades.

El Frente de Comunidades en Contra la Incineración exige al gobierno federal de no buscar  salidas de final de tubería para el problema de residuos y comenzar a buscar verdaderas  soluciones basadas en los principios de económica solidaria, basura cero, prohibiendo la incineración.

¡Por Basura Cero, no a la Incineración!

brisavioletac@hotmail.com

COMPARTIR