En playa La Angosta, ya no cabe ni un cangrejito playero porque la arena está tapizada de basura y tampoco hay caracoles ni la espuma de las olas porque los desechos han borrado a la naturaleza.

COMPARTIR