Ojalá y ambas parte se animen un día de estos a limpiar la playa La Angosta, a la que han arrancado sus frutos, nada les costaría que cada quien con sus escobas barran y llenen sus bolsas de los desechos para recuperar la belleza y el atractivo natural que su propia flojera les ha arrebatado.

COMPARTIR