Sin embargo, también debemos señalar la indiferencia de los concesionarios que diariamente ofrecen sus pescados y mariscos a la orilla de la playa, quienes a pesar de que explotan el balneario, se resisten y se niegan a limpiar.

COMPARTIR