Por Eduardo Flores Salado

Discapacitados de Acapulco, exigieron a las autoridades inclusión para poder trasladarse por la ciudad, ya que aseguran que las obras públicas que se realizan en el centro histórico del puerto no son incluyentes.

En conferencia, discapacitados visuales, de movilidad y auditivos señalaron que las autoridades municipales no privilegian los espacios para  personas con esas limitantes, además de que violan la ley al realizar obras que no cumplen con las normas de inclusión.

Las personas con capacidades diferentes se hicieron acompañar del  arquitecto Ricardo Ramos Duarte, quien se solidariza con la causa, asegurando  que las obras del Zócalo no son incluyentes, tampoco cumplen con las normas para los peatones que no tienen ninguna discapacidad.

“El problema es que no es obligatoria, es opcional, o sea está la norma, pero puedes o no hacerlo; no hay sanción si no se toma en cuenta, no hay repercusiones si el ayuntamiento o el gobierno del estado hace una obra que no lo incluya”.

Detalló que los gobiernos solo se enfocan en embellecer los espacios, pero no dan solución a la movilidad para las personas que utilizan sillas de ruedas, andaderas, bastones u otros aparatos para personas que los necesitan.

Aseguró que las obras del Zócalo no son incluyentes, tampoco cumplen con las normas para los peatones que no tienen ninguna discapacidad, es decir la preferencia siempre es para el conductor de vehículos.

Al respecto,  Jesús Cruz Hernández, quien anda en sillas de ruedas exigió a las autoridades tanto municipales y estatales cumplir con el plan urbano el cual sí toma en cuenta a los discapacitados.

Mientras que el primer invidente con perro guía en Acapulco, Miguel Ángel Millán Chávez, dijo que es un problema el trasladarse por la ciudad, en espacios donde hay rampas, y en casi todas las banquetas están obstruidas por objetos de comerciantes.

Crítica que buscan colocar a Acapulco en competencia  con destinos nacionales e internacionales, pero sus calles y banquetas no tienen señalización, aceras libres, rampas, semáforos parlantes, ni adecuado transporte público.

Agregó que es un problema el trasladarse por la ciudad, en espacios donde hay rampas ya que están ocupadas, también hay falta de coladeras y en casi todas las banquetas están obstruidas por objetos de comerciantes.

“El llamado es para evidenciar la infraestructura inaccesible en un pequeño tramo de menos de 50 metros cuando esto se replica en toda la ciudad, inclusive la misma Costera”, puntualizan.

COMPARTIR