Eduardo Salgado Sánchez

Persisten las carencias en el Heroico cuerpo de Bomberos del municipio de Acapulco, los traga humo continúan arriesgando su vida al no contar con el aditamento necesario para desempeñar su labor, no se ha renovado el parque vehicular y hace falta mayor recurso humano para dar cobertura a toda la ciudad, dijo el director del Departamento de Bomberos, José Hernández Ramírez.

En declaraciones a reporteros, previo al evento del festejo del Día Nacional del Bombero que se conmemoró ayer, el titular del departamento llamó a la actual administración de Adela Román a apoyar al departamento de Bomberos y brindar el equipo necesario que aunque es caro, es sumamente necesario.

Afirmó hay disposición del gobierno municipal para que se dignifique el trabajo de los traga humo.

“Pese a todas las carencias estamos siempre atentos al servicio de quien lo requiera, yo tengo 28 años en este departamento y desde que yo llegué, siempre ha habido carencias, necesitamos todo lo indispensable para salvar vidas y si nosotros vamos a salvar una vida y no estamos protegidos, pues nosotros corremos el riesgo de sufrir un percance y hasta perder la vida”, resaltó.

Indicó que también se requiere la adquisición vehículos de emergencias como ambulancias y carro bomba.

“De momento solo contamos con dos ambulancias pero ya tienen su tiempecito y necesitamos cambiar ese tipo de vehículo, el motobombas es del 2001, se requiere reforzar y reequipar de nuevo todo el departamento”, remarcó.

Recordó que en todo el municipio hay cuatro sub estaciones de bomberos y una central ubicada en avenida Farallón, no obstante, dijo que se necesitan al menos dos subestaciones más aunque lo ideal serían cuatro más por el crecimiento de la ciudad.

“También se requiere más recurso humano, somos 167 y desde hace tres administraciones estoy solicitando la contratación de 50 elementos más”, detalló.

Indicó que un bombero gana cerca de cinco mil pesos quincenales con turnos de 24 por 48 horas. 

Puntualizó que el principal requisito para ser bombero es tener la vocación de servicio y tener de 18 a 30 años, que practique algún deporte que le permita tener buena condición física y que pese a todas las carencias, el cuerpo de bomberos se mantiene siempre al pendiente del auxilio de los acapulqueños.

 

COMPARTIR