Roberto Santos

Clausewitz señalaba que “La guerra es la continuación de la política por otros medios”.  Foucault dijo que “La política es la continuación de la guerra por otros medios”.

Los procesos electorales son en esencia eventos con principios estratégicos y tácticos que se utilizan en la guerra.

Pero una vez finalizado el proceso electoral –la guerra electoral– donde la ciudadanía depositó su confianza en un personaje y sus proyectos, es el momento de dar paso a otra etapa y superar la polarización que se generó por los apasionamientos de la población que se dividió en tres fuerzas o bloques.

Es el momento de las cortesías políticas, de los acercamientos entre los personaje del poder, entre quienes están como depositarios de éste y quienes van a tomarlo en sus manos.

La intolerancia, el enfrentamiento, la desconfianza, las amenazas, deben dar paso al entendimiento, a las cortesías, a la negociación y la búsqueda de confianzas.

Por eso vimos como Enrique Peña Nieto recibió al candidato ganador, Andrés Manuel López Obrador en Palacio Nacional.

Buen mensaje para quienes pretendían prolongar la guerra electoral más allá del día de la jornada electoral.

Está claro de la necesidad del diálogo para el entendimiento antes que el distanciamiento.

Y en Guerrero el gobernador manda un claro mensaje de que es necesario el entendimiento y la corresponsabilidad entre autoridades emanadas de distintas expresiones políticas.

El afán de conservar a toda costa la gobernabilidad democrática pasa por el diálogo y por el respeto al adversario y las cortesías entre fuerzas en la pluralidad.

Exactamente ese es el mensaje que el gobernador Héctor Astudillo manda a la sociedad al reunirse con la candidata electa de Acapulco, Adela Román Ocampo.

Ambos se reconocieron como amigos y antepusieron el respeto para sus figuras, así como la necesidad y disposición de colaborar entre ambos niveles de gobierno, siempre con un fin común: llevar beneficios a la población.

Bien por ese primer paso de ambos personajes; eso habla de que ambos poseen altura de miras para pasar a la acción, esencia de la política, que busca entendimiento, acercamiento y acuerdos para el bien común.

 

COMPARTIR